Viajes

Porqué Couchsurfing no siempre es tan buena idea

1 Comment

Couchsurfing, una página para conocer viajeros de todo el mundo, y hospedarte con algún local para ahorrarte una noche de hotel; suena como excelente opción, especialmente si viajas con poco presupuesto.

Pero viajando totalmente sola, como mujer, en un país que no conoces, en un idioma que no hablas… ¿Qué tan buena o mala idea es?

Personalmente creo que es puede ser una cuestión de suerte, puede ser una muy buena experiencia como las que cuento aquí, o podría ser una de las peores; les comparto la mala experiencia que yo tuve:

Cuando aún estaba en México decidiendo a qué lugares me gustaría ir, encontré un pequeño pueblo llamado Colmar, la “Venecia” de Francia; me pareció una excelente idea ir porque quedaba cerca de los otros destinos que quería conocer en Francia, y además había un hombre con alrededor de 43 buenas reseñas, (Algunas de mexicanos y de viajeras) llamado Thierry que vivía con su hijo, y estaba dispuesto a hospedarme. Nada podía salir mal.

Bueno pues me equivoqué, no soy religiosa y realmente me cuesta un poco creer en señales del cielo, pero lo que sí he sentido muchas veces es la intuición, o una especie de sexto sentido de que algo no está bien; cuando conocí a Thierry algo simplemente no me hizo click.

Llevaba alrededor de 3 semanas viajando sola, conociendo gente espontáneamente en BlaBlaCar, diferentes hostales y era la cuarta vez que hacía Couchsurfing, pero algo de él no me gustó; después de recogerme en la estación de tren, fuimos por comida, y a dar una vuelta por el pueblito donde tomamos una copa de vino de la región de Alsacia, después de un par de horas caminando decidimos que era tiempo de ir a su casa… Resultó que esa semana su hijo iba a estar de visita con su mamá, y que en realidad él no vivía en Colmar, sino a 15 minutos en carro de ahí.

En una zona muy bonita entre los viñedos y el bosque, donde cada casa estaba a 1 km de la otra, y como me habían dicho muchos otros franceses: Colmar era un lugar muy pequeño y lleno de viejitos.

Me dio un tour por la casa, me dio la contraseña del wifi pero me advirtió que su internet dejaba de funcionar a las 9pm porque solo así su hijo se iba dormir entre semana, y supuestamente no podía cambiar esa configuración. Preparó la cena y prendió velas lo cuál me pareció bastante extraño, lo justificó diciendo que prefería eso que luz artificial y puso música francesa algo romántica (tipo un John Mayer francés), me ofreció una copa de vino a lo cual obviamente no accedí, le dije que no quería ser grosera pero estaba muy cansada del viaje y me quería ir a dormir pronto.

Estábamos terminando de cenar cuando todo empeoró, se acercó demasiado a mi y me dijo que le encantaban las latinas, especialmente las mexicanas e intentó besarme. Me quite, me armé de valor (porque sí estaba asustada) y le dije que quería que me llevara en ese preciso momento al centro, porque era muy grosero y no me gustaba la forma en que se estaba comportando.

Desgraciadamente, el pueblo más cercano estaba a 15 minutos en carro, no soy una persona muy grande o fuerte que pudiera haberlo golpeado, no tenía internet, no hablo nada de francés y eran alrededor de las 10 de la noche totalmente a obscuras; me pidió disculpas y me dijo que estaba muy cansado como para pensar lo que decía o hacía, pero no quería que me enojara, y además pensaba que no iba a conseguir en dónde dormir porque Colmar era muy chiquito.

Me enseñó el cuarto de su hijo en el cual yo dormiría, cerré la puerta (que no tenía seguro) atoré la puerta con mi maleta y me acosté en la cama, con el gas pimienta que había traído de México en mi maleta.

La verdad es que no dormí prácticamente nada, estaba asustada y enojada conmigo misma por haber confiado en un extraño estando totalmente sola en otro país; al día siguiente a las 8am le dije que me iba a ir caminando al centro de Colmar, y nuevamente me pidió disculpas, se ofreció a llevarme al centro lo cual acepté un poco temerosa pero no tenía otra opción; fueron los 15 minutos más largos e incómodos de mi vida.

Le escribí una muy mala referencia, detallando todo lo que pasó; en ese momento lo tenía más fresco, por lo que probablemente escribí con más detalle todo lo que había sucedido; escribí que no le recomendaba a nadie, especialmente viajeras solas como yo a quedarse con él y que si podían escribir una mala experiencia de él me ayudaran a cancelar su cuenta.

Honestamente pienso que no era la primera vez que intentaba besar y acercarse demasiado a una Couchsurfer, no sé porqué otras mujeres no habían escrito malas referencias. Después de escribir ese comentario él contestó diciendo que había estado tomando medicinas y que la cerveza que habíamos tomado en el centro (5 horas antes de todo el suceso) lo habían hecho marearse y no pensar con claridad; dos días después eliminó su cuenta.

Entonces, ¿Recomendaría a otras mujeres usar Couchsurfing para hospedarse? 

NO, y no solo hablo de mujeres, también para los hombres puede ser algo peligroso. Después de 5 experiencias haciendo Couchsurfing honestamente esta fue la única mala experiencia, pero no me gustaría repetirla, ni que otras personas vivieran lo que yo viví. Puedes conocer a gente súper linda, hospitalaria y que de verdad quiere hospedarte para enseñarte su ciudad. Estoy segura que por lo menos el 90% de las personas en Couchsurfing piensan así.

Pero yo no recomendaría a nadie hospedarse con alguien que no conoce, y estoy hablando específicamente de hospedaje; porque fuera de eso, Couchsurfing es una guía buenísima para tips locales de a dónde ir, en dónde comer y para conocer a otras personas; por ejemplo conocí en el DF a Michael un activista de Derechos Humanos un día que fui al Zócalo, y nos hicimos muy buenos amigos; igual que a Johann un alemán que conocí en un hostal mientras viajaba y a quien hospedé en mi casa (junto con otros dos alemanes) cuando vinieron a México.

La esencia y el objetivo de Couchsurfing me parece buenísimo, sí hospedaría a gente que conocí viajando, y sí me volvería a hospedar en casa de alguien que igual haya conocido viajando o con quien mínimo tenga amigos en común. Pero nunca con un extraño confiando en las reseñas ,así fueran de 5 o 100 personas.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *